Las características que mayormente me identifican son: la empatía, el esfuerzo y la dedicación.

La empatía debo cultivarla a diario, ya que el comprender qué necesitan mis clientes, cómo lo requieren y cuáles son sus gustos y preferencias, es fundamental, pensando en todo momento que ese trabajo es elaborado como si fuera para mí.

Al mismo tiempo, el esfuerzo y la dedicación son una filosofía de vida, porque sin estas premisas, todo trabajo es sólo por cumplir y carece de sentimiento.
Por esta razón, en cada sesión pongo mi alma y corazón ya que esta es mi manera de expresar que mis clientes son lo más importante de todo.

“Cuando te encuentras satisfecho con tu esfuerzo, debes preguntarte si realmente lo hiciste. Si te imaginas detalles distintos, sólo es muestra que puedes esforzarte aún más”.

En lo íntimo, “compro lo que vendo”. Soy un hombre felizmente casado. Padre de dos hermosos hijos: Fernando y Diego.
El Sueño de una familia fue siempre mi prioridad en la vida y hoy puedo decir que lo he cumplido. Ahora mis anhelos van por la autorrealización y la búsqueda de nuevos desafíos, incluyendo el ayudar a que los miembros de mi familia consigan los propios. Esa es mi verdadera meta y si en el camino le extiendo la mano a otro, mucho mejor.